viernes, 16 de septiembre de 2016

REFUTACIÓN A ADORNO

Después de Auschwitz,
infierno entre las flores de Polonia,
donde la Muerte cabalgaba desbocada,
inmisericorde, irracional, rencorosa,
y donde se hacinaba la esperanza
en el día de la liberación.

Después de Auschwitz
se escribe poesía
como un acto de civilización
contra la sumisión y la barbarie
para saber que el tiempo sólo lame
las heridas superficiales,
y que el olvido engendra errores.

Después de Auschwitz
se escribe poesía
para decir con eco inextinguible
que la muerte no es la única salida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada