sábado, 18 de junio de 2011

Negro como el mar desconsolado

Negro...
Como el mar en calma,
sin ganas de criticar a la lúgubre Luna,
como el misericordioso carbón...

¡Así te veo!

Con un corazón en llamas,
burlando a la muerte,
meciendo la cuna
tan infantil como lo sea.

¡Así te veo!

En blanco quedo,
en desespero me sumo
sinceramente, ¿no es?
Demasiadas confidencias.

¡Así te veo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada