viernes, 3 de junio de 2011

Tan delicada como tú misma. Esa pasión, ese deseo... ese amor. ¿Tanto crees que hincha? Todo es poco para los gratificantes oídos que ansían verte. Mi querido toque de luz. Ese que tanto nace del esperpento emocional que tu solo sabes publicar. Todo es poco. Ese saludo: "¡Ah, de la vida! ¿Nadie me responde?" Rebuscado idioma, añorado dulce, delicado rostro... sigue floreciendo el alma dormida y despierte entre sueños. Eso es, sigue así... sigue en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada