domingo, 8 de enero de 2012

Chaplin y su humor no correspondido...

A menudo me pregunto por los sueños. La risa es el corazón del alma. Tal vez sea por el amor o por las nubes.. Tal vez sea por mí, por mi mp4, por mi música... Tal vez sea por la vida misma. Alguien dijo una vez que la vida es demasiado corta cómo para caer bien a todo el mundo. Yo digo, seamos el mundo.

Me he acostumbrado a pensar en cómo se puede paralizar el tiempo. Hay muchas maneras, ¿Lo sabías? Necesitamos coger una pizca de humor, otra de sensatez y otra de imaginación. Pero sólo funciona si sómos capaces realmente de saber qué pizca escogemos. Si nos pasamos con el humor, el sueño se vuelve tosco a la larga, vano en esfuerzo y endeble de carisma. Otro tanto pasa con la sensatez. Pero con la imaginación...

Estoy harto de escuchar que la imaginación no tiene límites. ¿Por qué? Odio la gente que no los tiene. Los límites lo son todo: sin semáforos la gente se estamparía diariamente contra otra tanta gente que también se abre paso por la selva asfaltada de la carretera; sin cerebro, la gente se convertiría en cerdos; y ocurre lo mismo con el corazón...

El organo más subestimado del cuerpo es el dedo pequeño del pie. Dicen que sólo sirver para golpearte contra el canto de una puerta. Hace daño y es un sitio muy peligroso. ¿Y por qué no sentimos con él? ¿Acaso el corazón es un mejor órgano? ¿Acaso seríamos peores personas por pensar con el culo? ¿Por qué?...

Porque, a fin de cuentas, todo es un chiste...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada