martes, 24 de enero de 2012

La gente cambia

Se acabó, una nueva era ha empezado. Es cierto, los mayas tenían razón: se va a acabar el mundo en el 2012. Yo creo que ya se ha acabado: el mundo tal y como lo conocemos se ha cerrado y solo forma parte de la historia. Estoy harto de oir muchas veces comentarios de asombro hacia las nuevas costumbres juveniles. Cosas como que "los chavales de hoy en día cada vez son más pequeños" o "¿Cómo es posible que conozcan a Justin Bieber y no al mítico Frank Sinatra?"

A mi opinión, sí, es cierto que la gente cambia. Y es que la sociedad cambia. También lo hace la época en la que vivimos. Y hablando de sociedad, me gustaría destacar como nos empiezan a llegar cada vez más pistas de este paso hacia el futuro. Pero no resulta -o al menos a mi parecer- que vayamos progresando, sino más bien todo lo contrario.

La ignorancia empieza a asentarse en en las nuevas, y no tan nuevas, generaciones. Este retroceso es el que mucha gente desconoce pero, y como es costumbre, existe el miedo a hacia lo desconocido. Porque sí. Porque así es la gente. Y como todo español que se precie, preguntar que es lo que opina el vecino antes de pensar primero por nosotros mismos es parte de nuestra tradición.

¿Un consejo? La capacidad de adaptación al nuevo medio es lo que siempre ha caracterizado al animal que logra posicionarse superviviente en la ardua marcha por la vida. Y nosotros , no los españoles sino el ser humano, también es un animal. Racional, sí, pero animal. Por algo somos la "raza predominante" de nuestro ecosistema planetario. Coger el toro por los cuernos debería ser una virtud y es que la gente con iniciativa siempre es la que mueve el mundo. Una idea puede cambiarlo todo. Y mi consejo es animar a ser gente con capacidades, con decisiones y cometer muchos, muchos errores. Porque estos son los que nos dan la experiencia. Porque lo que más deberíamos temer es la ignorancia pero superarla día a día, minuto a minuto. Saber es lo más sano del mundo ya que la felicidad se basa en este. Todo depende de nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada