viernes, 8 de julio de 2011

[…]

- Oye, te estoy ayudando, ¿vale? Hemos venido hasta aquí para averiguar más cosas de la muerte de tu padre, un asunto que a mí no me afecta lo más mínimo. Estoy haciendo todo esto por ti…

<<…para librarte de mí. >>, corrijo.

- ¿Y que diferencia hay? ¿No es lo que quieres tú también, marcharte por el túnel de luz?

<<Sí que hay una diferencia, pero eres demasiado egoísta y mezquino como para poder verla. No es lo mismo el motivo que el objetivo; puede que nuestros objetivos sean los mismos, pero tus motivos no son generosos, y eso es lo que me duele. Aunque sé que no puedo esperar otra cosa de un demonio. >>

- Cierto – asiente Angelo -. La generosidad, la bondad, la compasión y todas esas cosas cayeron del lado de los ángeles el día de la creación. Qué le vamos a hacer.

Sonrío a mi pesar.

<<Quizá vosotros fuisteis ángeles alguna vez, y lo hayáis olvidado. >>

[…]


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada