lunes, 20 de febrero de 2012

Recordando viejos sueños...


No puedo oír. No puedo escuchar.
No puedo sentir el viento que acaricia mi cara.
No puedo ver ni observar. No puedo
entender la rosa que feliz está.
No puedo distinguir tu lágrima
de tu hermosa sonrisa.

La suave brisa. El céfiro.
Un soplo de aire. Un soplo de viento.
Un soplo de tu dulce mirar
bañado por el aura y el hálito que congoja
tu ferviente, suave y afable rostro.

Nocturno. Melancólico. Taciturno.
Desconsolado y abatido. Afligido.
Doliente y apenado. Retraído y lánguido.
Extenuado y esquivo. Adusto e insocial.

Nombres que reducen, definen, aman,
lloran, ríen, sollozan, quieren, suspiran,
se enfadan, seducen, buscan, envidian,
se excitan, se inquietan…
                                   …pero siempre solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada